En el Día de la Mujer

En el “Día internacional de la mujer” recordamos a tres a tres figuras eternas del carnaval uruguayo: las vedettes Martha Gularte y Rosa Luna y la cantante Lágrima Ríos.

Rosa Luna (Montevideo 1937 – Toronto 1993)

Exuberante presencia, personalidad avasalladora y espectacularidad en sus movimientos,

son algunos de los rasgos distintivos de esta mujer nacida en el conventillo Medio Mundo.

Debutó en el carnaval montevideano a los 14 años en Los Granaderos del Amor, pasando por conjuntos como Zorros Negros, Morenada, Farándula Negra, Serenata Africana, La Candombera, Piel Morena, Festival Carnavalero, Esclavos de Nyanza, Raíces, Marabunta, Kanela y su barakutanga, Palán Palán y Añoranzas Negras. A partir de la década de 1960 se transformó en la figura de mayor popularidad del carnaval en Uruguay.

Falleció tempranamente mientras realizaba una gira por Canadá, despertando una reacción popular memorable cuando sus restos llegaron a Montevideo.

Martha Gularte (Tacuarembó 1919 – Montevideo 2002)

Su verdadero nombre era Fermina Gularte. Desde muy joven comenzó a bailar en cabarets montevideanos demostrando un enorme talento en los ritmos de charleston y zapateo americano.

Trabajó profesionalmente en Argentina, Brasil y Chile compartiendo escenario con figuras de renombre. En 1949 debutó en carnaval con la comparsa Añoranzas Negras, impresionando al público por su presencia y la sensualidad de su danza, imponiendo la figura de la Vedette. Participó ininterrumpidamente de los desfiles de Llamadas hasta el Carnaval 2000, saliendo en las comparsas Morenada, Tanganika y Kanela y su barakutanga, entre otras.

Lágrima Ríos (Durazno 1924 – Montevideo 2006)

 Su verdadero nombre era Lida Benavídez. Debutó en la década de 1940 como cantante de folklore, milongas y tango. Compartió escenario con figuras destacadas como Roberto Goyeneche, Aníbal Troilo, Héctor Mauré y Alberto Castillo, integrando las orquestas de Orosmán Fernández y Alberto Mastra quien la “bautiza” en 1950 como “Lágrima Ríos”. En el año 1946 incursiona como cantante en la comparsa Añoranzas Negras siendo reconocida como “La Dama del Candombe”. Integró también las comparsas Miscelánea Negra, Morenada, Marabunta, Kanela y su barakutanga, Yambo Kenia y Serenata Africana. Luchadora por la democracia y contra la discriminación racial, presidió en sus últimos años de vida la Asociación Cultural Mundo Afro.

EmailFacebookGoogle+TwitterLinkedInPinteresttumblr

No se permite realizar comentarios.