Fosforito

Imágenes del personaje Fosforito

Hacé clic sobre la imagen para visualizarla entera

fosforito8fosforito3fosforito9fosforito6
fosforito1fosforito7fosforito2fosforito10

Imágenes gentileza de Sergio Rezzano

Juan Antonio Rezzano Ferrín “Fosforito” (1914 – 1994) nació en la Ciudad Vieja de Montevideo. Tenía 7 años cuando se presentó a un concurso de baile en el tablado “La Jaula del Loro”, ahí bailando con los pies, las manos y de cabeza ganó el primer premio.

A partir de entonces inicia su caminata de showman callejero, pionero de una rutina caricaturesca. Tuvo como primer escenario el Mercado del Puerto y en medio del barullo y al son de sus castañuelas “de huesos” oficiaba de músico excéntrico. Después en la calle bailaba acompañándose al ritmo de sus castañuelas, alternando con su acto de mimo ambulante recorría la noche de la ciudad trepado en los tranvías, vendiendo diarios “al grito”. Así durante años que le dejaron como anécdota espiritual un soplo de inspiración poética para componer un tango que tituló “Lágrimas de un canillita”.

En su primera mutación del adolescente al hombre estrena su alegoría “chaplinesca” recibiendo a los niños que concurrían los domingos de mañana a las funciones del “Cine Baby” en el cine Metro. Luego agrega a su repertorio de morisquetas la animación de fiestas infantiles, sin abandonar nunca su puntual caminata por las calles de Montevideo. A partir de ahí lo vimos en la Vuelta Ciclista del Uruguay llegando primero a cada pueblo montado en un triciclo de juguete, o disfrazado de Cantinflas en las Criollas del Prado jineteando un burro pateador, o cuando los domingos caía por la feria de Tristán Narvaja integrando un trío de excéntricos musicales.

En la década del ’60 es invitado por “El Gallego” Sola (promotor de shows internacionales) a Punta del Este, contratándolo para que cumpla su rutina de agente de publicidad, caminando por la Avenida Gorlero vestido de Chaplín anunciando su cartelera de espectáculos. De ahí en adelante siguió haciendo sus temporadas de verano en “La Punta” pero en carnaval actuaba en los tablados de Montevideo como el “Cómico Fosforito”. Participó en el programa pionero de la televisión uruguaya “Telecataplúm”, trouppe uruguaya  con la que actuó en teatros de Buenos Aires. Después fue contratado como humorista para actuar en Chile, Paraguay y Brasil.

Provocaba el asombro del público cuando en los bailes del Parque Hotel acompañaba con sus huesos o cucharas a las orquestas de Juan D’Arienzo en “La Cumparsita” y a Donato Racciatti en su tango “El Oriental”, desatando el emocionado aplauso de los bailarines. Fue figura de los carnavales, homenajeado por conjuntos y coronado por la Comisión Municipal de Fiestas como “Marqués de las Cabriolas”.

Texto de Roberto Bianco

Fotografias objetos fosforito

Audiovisual

<< Volver a “Muestras”